Quantcast
El tiempo en: Galicia
Miércoles 12/05/2021

Galicia

Herida grave una mujer de 92 años al ser atacada por un perro de raza peligrosa en Vigo

Una mujer de 92 años de edad ha tenido que ser trasladada al hospital en Vigo tras resultar herida grave

Publicidad Ai
  • El hospital Povisa.

Una mujer de 92 años de edad ha tenido que ser trasladada al hospital en Vigo tras resultar herida grave al ser atacada en la cara y el cuello por un perro de raza potencialmente peligrosa.

Según han informado a Europa Press fuentes policiales, los hechos ocurrieron sobre las 17,00 horas de este jueves en una vivienda de la calle Menéndez Pelayo, desde donde un vecino avisó de que un perro de raza peligrosa había atacado a una señora de avanzada edad.

Hasta el lugar se desplazó una patrulla, que desde fuera del portal pudo observar cómo una mujer se encontraba sentada junto al ascensor mientras sujetaba un perro, de raza pitbul terrier. La mujer indicó a los policías que el perro era suyo, por lo que le pidieron que lo introdujera en el ascensor para poder entrar ellos sin peligro.

Los agentes subieron entonces a la primera planta y se entrevistaron con el vecino que requirió el servicio, quien indicó que había escuchado ladridos y gritos, por lo que se había asomado al portal. Fue entonces cuando vio cómo un perro atacaba a una señora mayor, que tenía "mucha sangre" en la cara y el cuello y no podía hablar.

El hombre también manifestó que no era la primera vez que tenía constancia de que el mismo perro atacase a alguien, ya que en el pasado había atacado a su nieta, si bien como no revistió gravedad decidieron no denunciar.

A continuación, los agentes acudieron a ver a la víctima, una mujer de 92 años, quien presentaba la parte derecha de la cara desgarrada y una herida profunda en el lado izquierdo del cuello. Rápidamente llamaron a la ambulancia, que trasladó a la mujer al Hospital Povisa en estado grave. De acuerdo con las mismas fuentes, la muy iba a ser sometida a cirugía urgente.

EL PERRO

La Policía Local, que contó con la colaboración de la Policía Nacional en este servicio, pidió la presencia del lacero para que recogiese al perro, si bien finalmente acudió la unidad medioambiental de intervención en el rural (UMIR), que llevó al can a la perrera. Allí quedó a disposición del juzgado de guardia.

Con posterioridad, los agentes volvieron a entrevistarse con la supuesta dueña del animal, quien entonces indicó que el perro no era suyo, sino de su nuera, quien se lo había dejado para que lo cuidase. Al hacer las comprobaciones pertinentes, verificaron que el perro pertenecía a la nuera de esta mujer.

Asimismo, constataron que el perro tenía el microchip, estaba incluido en el registro municipal de animales potencialmente peligrosos y no le figuraba ninguna denuncia anterior. A raíz de lo ocurrido se ha abierto una investigación y todas las diligencias han quedado a cargo del juzgado.

COMENTARIOS